Qué comer y qué no comer si llevas brackets

Facebook Twitter Whatsapp

Los tratamientos de ortodoncia constituyen la mejor herramienta para corregir una mala mordida, alinear los dientes y, en definitiva, para conseguir una sonrisa sana y bonita.

Para que el trabajo de la ortodoncia surta efecto, el paciente debe ser constante en su uso, acudir regularmente a las revisiones con el experto y, además, cuidarla en el día a día. Por ejemplo, a la hora de alimentarse, un paciente con brackets deberá planificar sus comidas en función de qué puede y qué no puede comer.

Alimentos a evitar cuando se llevan brackets

Estar inmerso en un tratamiento con ortodoncia implica una serie de cuidados. En este sentido, hay una lista de alimentos, o más bien de tipos de alimentos, que deberíamos intentar evitar si llevamos brackets.

  • Frutos secos y otros bocados especialmente duros o crujientes. Pueden dañar los distintos elementos de los brackets. Además, los trozos más pequeños pueden quedarse atrapados entre la ortodoncia y los dientes, en una zona de difícil limpieza.
  • Cuidado con el pan, especialmente con las variedades más duras y con las crujientes.
  • Mejor aparca los chicles y otros dulces pegajosos. Pueden pegarse a los brackets e, incluso, tirar de ellos. Además, su limpieza acaba resultando muy complicada.
  • Las carnes con hueso no se recomiendan. El paciente con brackets debería evitar llevarse el hueso a la boca. Es aconsejable comer carnes blandas, cortarlas en trozos pequeños y masticarlas con las piezas molares.
  • Los polos y los helados de hielos y los brackets no son buenos amigos. Inclínate mejor por helados cremosos en los que no tengas que morder.

Comidas recomendables cuando se llevan brackets

En cualquier caso, aunque lleves brackets o estés pensando en ponerte este tipo de ortodoncia, ¡no te asustes! Puedes seguir llevando un dieta rica y variada, siempre que tomes las precauciones adecuadas y no te olvides de cuidar de ellos. Algunos alimentos recomendados cuando se llevan brackets son:

  • Ensaladas de tomate. Mejor que las de hoja verde. Pueden llevar hortalizas fáciles de masticar, pero no zanahoria y otras verduras crujientes o duras.
  • Frutas blandas. Procura no morder directamente manzanas, peras o nectarinas, ya que podrían dañar los brackets. Son más aconsejables los plátanos, las naranjas, la sandía, las mandarinas…
  • Pasta y arroz. Bien hervidos, estos hidratos de carbono son un gran aliado en la mesa para quienes lleven brackets.
  • Pavo. Los embutidos más suaves y blandos, como el pavo, no tienen ningún tipo de contraindicación.
  • Pescados. Se pueden comer sin problema, aunque se lleven brackets, sobre todo aquellos con menos espinas.
  • Huevos. A la plancha, en tortilla… en todas sus formas, los huevos son una magnífica fuente de proteínas y muy aconsejables cuando se porta ortodoncia.
  • Pan blando. El pan de molde y otros tipos de pan más blandos que los habituales son muy aconsejables ya que no dañan los brackets.

Comidas y bebidas que pueden teñir la ortodoncia

Además de los alimentos más duros o pegajosos, conviene tener en cuenta que hay otros que pueden teñir los dientes y, por tanto, manchar los brackets. Se trata de las bebidas carbonatadas y ácidas, las verduras y frutas de colores intensos, como las cerezas y arándanos o la remolacha, o algunas bebidas como el café, el vino tinto. Lo mismo ocurre con algunas salsas como la soja o el curry, alimentos que no se recomiendan cuando llevas brackets.

Ahora que ya sabes qué alimentos puedes comer llevando brackets y cuáles no, estás listo para hacer una lista de la compra que respete tu ortodoncia. Recuerda estos consejos también cuando estés fuera de casa, por ejemplo, a la hora de tomar algo en una cafetería.

Compartir en Redes Sociales: Facebook Twitter Whatsapp